Top

Mi padre, Superman

Yo a mi padre lo perdí a los 15 años y hacía ya algunos que para mí había dejado de ser un super héroe. El cetro que mi yo niña le había otorgado se lo habían ahora arrebatado mis amigas, sobre todo las más guapas, las que llevaban las faldas más cortas, las más divertidas, las que más gustaban a los chicos.

A mis ojos mi padre pasó de ser un super héroe invencible e inmortal a convertirse, sometido a mi kryptonita de pavo adolescente, en sólo un ser humano y, a veces, en un super villano con poder para enviarme a mi habitación cuando me pasaba de lista.

.

No me dio tiempo a crecer lo suficiente como para  entender que mi padre, como casi todos los padres y madres del mundo, era simplemente un super humano.

.

¡Felicidades!

Ilustraciones: Andry Rajoelina, ilustrador francés especializado en cómic y animación. Visit his website.

Cris Reglero

cris@majaderos.com

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.